3 de la madrugada

Me encuentro en un lugar desconocido, desconcertado, no entiendo que ago aquí y como llegue, teniendo solo tres luces que iluminaban un camino y un ruta que seguir, en mi reloj eran las 3 de la madrugada de una noche de sábado, solo sé que el número 3 salvo mi vida.

Voy caminando con las tres luces encima de mí, guiándome el camino sin saber en qué punto cardinal estaba, solo sentía confianza y tranquilidad, me encontré tres monedas de oro que guarde en mi bolsa, hay tres caminos que seguir las luces mi indican cual, el suelo por donde caminaba se iba transformando de pedregoso a tierra rojo y después a mármol, sentía que era un sueño, tras escuchas tres campanadas en tres veces voy recordando algo en cada una, en el camino rocoso encontré un canguro que me guiaba hacia el camino, llevándome hasta un castillo de cristal con tres puntas encima, adentro había una mesa con un florero con tres rosas rojas y una nota que decía: cuando te vayas de este lugar tendrás tres horas para salvar tu vida.

3 amInmediatamente Salí corriendo con un gran temor todo se derrumbaba, me tire al suelo, cuando levante mi cabeza me encontraba en mi casa, todo había sido un sueño, mire mi reloj y eran las cero horas del sábado, día en el que tenía que viajar con mi novia Diana a las 3 de la madrugada, comprendí todo el sueño era un aviso ya que me avía peleado con ella el día anterior, porque yo quería que ella se quedara y no viajaremos a Australia, era una oportunidad para ir con ella, me fui en el carro para el aeropuerto, llegando la vi apunto de abordar el avión, le di unas rosas que le compre y nos fuimos a hablar a la cafetería, se nos pasó el tiempo y el avión despego sin nosotros, cuando de repente se escuchó una alarma, era el avión que se estaba quemando tras un ataque con bombas, era nuestro vuelo, de pronto entendí que todo había pasado con un propósito y era el de salvarnos la vida a mí y a Diana, ese día el número tres nos salvó.