Asnos

La Federación Galáctica siempre recibe a los planetas que logran pasar de la inteligencia hacia la madurez, son aquellos más desarrollados en los que sus habitantes son capaces de conocer la tecnología termonuclear por ejemplo. Naron es de la longeva raza rigileana y es un ser muy sabio que tiene consigo un libro grande en donde se anotan los planetas que logran desarrollarse y tienen mérito de lo que van consiguiendo, todo está anotado en sus libros, el segundo es pequeño y allí se anotan solamente los planetas que pasan a la madurez.

Un día llegó el mensajero diciéndole a Naron que debía anotar un nuevo nombre en el libro pequeño, del grande a veces se tachan nombres y son aquellos que por cualquier clase de condición no pudo sobrevivir y terminan fracasando como sociedad. Sin embargo, del libro pequeño nunca se había borrado a nadie antes. Luego de pasar las coordenadas resulta ser que el planeta que se incorpora en el libre pequeño es la Tierra y entonces Naron le indica al mensajero que pronto se verán nuestras naves por toda la galaxia experimentando todo tipo de cosas. Inclusive le pregunta donde están experimentando con la tecnología termonuclear si es que ni siquiera tienen una base espacial a lo que el mensajero le responde que lo hacen en su misma tierra.

image004Después de esta conversación, Naron que es muy sabio queda totalmente consternado y no entiende como pueden los humanos hacer algo así, por ello es que por primera vez hace una excepción y los tacha del libro pequeño donde recientemente habían sido añadidos porque conoce su destino.