Blanco

Era un día como cualquier otro cuando me senté frente a la máquina que todos los días me decía los parámetros del clima y luego me daba resultados que con mis estudios podía traducir en el estado del tiempo. Trabajaba haciendo esto, pero también adoraba lo que hacía, era una rutina tomarme un café por la mañana y sentarme frente a la máquina, cuando los resultados estaban listos, entonces los hacía imprimir y me quedaba viéndolos todo el tiempo hasta que podía pasar un informe.

Un día como cualquier otro, en medio del verano, me hice el café como cada mañana, me senté en la máquina y pedí el informe. Sin mirarlo en la pantalla, directamente lo imprimí y me senté a mirar los resultados. Algo estaba realmente mal en la tierra y estaba viéndolo en los índices que me hablaban sobre unos valores imposibles durante el invierno, más aun durante el verano. Llamé a mi jefe y le dije lo que estaba viendo, pero le pareció imposible, por lo que me mandó a mirar los aparatos, los revisé cuanto pude pero todo estaba correcto. Mandó a un técnico para que revise los aparatos que medían el clima en mi hogar.

blanPasó el tiempo, ahora hacen -30 grados, ya no sé con qué más podría taparme para no tener tanto frío, pero el técnico nunca llegó y seguramente no lo haga tampoco. No sé lo que pasó afuera, pero cuando llamo a mi jefe ya no contesta, nadie contesta y pienso que tal vez esté solo en la tierra. La máquina vuelve a funcionar de un modo extraño y entonces me muestra que el mundo está completamente blanco. Ahora tengo que empezar de nuevo, no sé si alguien más está vivo.