El cuarto de los gritos

Las personas estaban agarrados por una luz que pasa por sus cuerpos, sintiendo una tranquilidad, se les había programado para seguir lo que les decían, les dijeron que se pararan en una armazón que tenía un aparato, este les sacaba toda la sangre de sus cuerpos, para alimentar a unos seres llamados luverianos.

Las personas eran colgadas de los pies, les cortaban la cabeza con un láser resplandeciente, la metían e unos frascos, para después sacarle los ojos y la piel, pero antes les succionaban el cerebro partiendo el cráneo, nos dirigimos hacia el cuarto de los gritos, donde están estos entes extraterrestres, con piel cristalina y apariencia de humanos.

Las cosas comenzaron un día que el presidente de estados unidos, daba una alocución el Centro Recreativo Sahara, decía que todos los convictos que tuvieran más de un año en prisión eran enviados a ese centro, el plan parecía excelente, todas las ciudades estaban libres de criminalidad y la gente podía andar libres por las calles y por la noche, todos alaban a Obama, la ONU, dijo en una conferencia, algo que cambiaría el destino de todo, asegurando que estos seres luverianos vivían entre nosotros, pero también decían que acabarían con ellos, lo que fue en vano.

El cuarto de los gritosEl día que me arrestaron, por andar en las calles después de las diez de la noche, no recuerdo como lo hicieron, cuando recobre el conocimiento ya estaba aquí donde me encuentro, voy directo al cuarto de los gritos, hacia la luz que me cortara la cabeza, esta luz me hace sentirme feliz de ir hacia allí, siento que este es mi lugar.

No pudieron destruir a los luverianos, siendo una especie mucho más avanzada, que se alimenta de la sangre de las personas para sobrevivir, acabando con la humanidad, no hay nada que hacer ya estoy yendo hacia mi feliz destino.