La última pregunta

En el espacio se encuentran dos investigadores, hombres que ahora en esta dimensión de futuro son inmortales. Esta inmortalidad es un conjunto de cosas logradas por el hombre que al mismo le brindan una especie de satisfacción, pero por otro lado fueron posibles gracias a la inclusión de nuevas tecnologías que están relacionadas con la mecánica del espacio con sus galaxias. Estos investigadores tienen en sus manos un AC, este artefacto pequeño se lleva en el bolsillo y es capaz de responder preguntas, no es necesario llevarlo para hacer preguntas, también ayuda a encontrar diferentes lugares porque está creado con una fracción de espacio.

Las personas empiezan a emigrar hacia nuevos planetas porque ahora son inmortales, pero la parte más importante es que cada cierta cantidad de años se duplica la cantidad de habitantes y entonces de no irse a otros lugares, la tierra nunca sería basta, por eso es que estos investigadores se encuentran evaluando el terreno para luego llevarle una nota al consejo espacial que hable sobre las posibilidades de ir a vivir a este nuevo sitio que está rodeado de billones de estrellas. Es hermoso el paisaje, pero también tienen ayuda de un robot, el protagonista de esta historia está orgulloso porque mejoró al acompañante quitando sus debilidades y brindando mejor asistencia al humano.

image023La última pregunta fue una que hizo billones de años antes un hombre ebrio, pero en su momento no tenía nadie para que se la responda y por eso creó a AC, el problema es que ahora nadie se hace la pregunta y el AC solamente fue creado para responderla, pero sus conocimientos ya no son tan importantes porque la personas han dejado de preguntar. Multivac era una máquina tan potente que se diseñaba y autocorregía sin ayuda del hombre porque ninguno podría hacerlo, ella era mejor en el trabajo y también servía para marcar los destinos y trayectos que el hombre debía hacer para llegar a los diferentes puntos del espacio de la forma más eficiente. Estos hombres eran en parte quienes acompañaban a la máquina, más que ser del modo contrario, su utilidad y ayuda eran incuestionables.