Mente en blanco

Voy a empezar por el comienzo, aunque mi memoria esta en blanco, recuerdo algo estoy observando por la ventana a los pájaros volar a los arboles mecerse con el viento, en el cielo una tarde radiante, mi necesidad de revisar siempre la máquina que arrojaba aquellos datos, necesito sacar fundamentos sobre presión atmosférica.

Era mi costumbre, encender la máquina, el escáner, el impresor, servirme un café mientras veo por la ventana, esperar a que salgan los datos, cuándo por fin salieron en aquel día, yo esperaba que fuera como de costumbre pero para mi sorpresa, algo raro pasaba, los documentos mostraban que se aproximaba una tormenta de nieve, a lo que muy asustado volví a revisar los documentos en la máquina, y lo confirme era una tormenta, algo muy aterrador ya que nos encontrábamos en estación de verano.

Mi mente en blanco, cuando se me ocurrió llamar por teléfono a mi jefe que estaba en la estación central, le conté lo que sucedía, a lo que el muy asustado me pidió que regresara a la máquina y revisara que la impresora estuviera en orden y en buen estado, que no podía ser que arrojara esos datos, yo muy obediente, regrese a la máquina y la revise, pero seguían saliendo los mismos datos. Volví a llamar a mi jefe el cual me dijo que ya venía un experto a revisar, estuve todo el día esperando a que llegara, nunca llego intentaba hablar con alguien por teléfono pero nadie contestaba, estaba asustado.

Esta es mi evidencia, podría ser ya el último en este frio mundo lleno de una blanca nieve, el sonido de la impresora Clic, Clic, Clic, van saliendo los datos Clic, Clic, Clic, un mundo desolado cubierto de una blanca y espesa nieve, estoy solo. No sé por dónde comenzar tal vez por el principio, mi mente en blanco.