Cuentos de Ciencia Ficción

Proyecto Karuna

Todas las personas que estábamos reunidas con gran intriga y curiosidad observábamos la gran nube que se encontraba en el salón, la cual nos impedía ver lo que tanto interés nos causaba.

A los pocos segundos de encontrarnos viendo la nube de gas, la misma se disipó, permitiéndome ver ante mí, dicho objeto.

Puedo verlo, exclame. Al parecer muchas de las personas que se encontraban conmigo no podían observarlo, ya que de inmediato preguntaron dónde estaba.

Sumergido completamente en mi asombro, no pude contestar, luego de un silencio que tan solo duro unos segundos, alguien a mi lado pregunto si era esa pequeña cosa que se encontraba en el medio del salón.

Todos quedamos completamente impresionados, tenía mi boca totalmente abierta al igual que mis ojos, las personas que se encargaron de su creación fallaron completamente.

Proyecto KarunaLo que observábamos tenía un cuerpo apuesto, con un color extraño de describir, una mezcla entre gris y azul, sin duda aun no puedo salir de mi completo asombro y dejar de observar esta cosa chiquita.

De inmediato la sala se inundó de una gran cantidad de preguntas ¿Es esa cosa tan pequeña? ¿Cómo se llama? ¿Está Dormido?

Se podía escuchar la curiosidad en nuestras voces junto a una pizca de emoción, esto era algo completamente nuevo para nosotros.

Al final de la sala, se pudo escuchar la respuesta de una de nuestras tantas preguntas, se llamaba Uma Letal Karuna, eso era todo lo que sabíamos hasta ese momento.

Los encargados de esta creación se fueron, llevándose consigo esta cosa que a pesar de haberla visto por unos minutos, desató en nosotros gran entusiasmo e intriga.

De esta manera, terminaron el show que ellos mismos habían comenzado, dejando a todos los presentes con ganas de conocer aún más sobre su creación.

Recuerdo que conocimos esta pequeña cosita un martes, pude escuchar que alguien que se encontraba en la sala le preguntaba a Thompson si había escuchado que dicha cosa no era ni mujer ni hombre.

A su vez, puede escuchar la respuesta de Thompson, el cual contestó con otra pregunta, ¿Esta explicito? Exclamó de una manera un poco cortante y seca.

Luego de la espera lo vieron trayendo a las doce del mediodía, cabe resaltar que nos habían pedido llegar a las ocho de la mañana, lo que quiere decir que llevábamos unas cuatro otras completamente intrigados y algo cansados.

Esta pequeña cosa estaba sentado, daba la impresión de que estuviera dormido o quizás estuviera a punto de hacerlo, le habían colocado un pijama como si lo estuvieran acomodando para la siesta.

De igual manera, pude notar que entre sus manos tenía un pequeño oso de peluche, el cual apretaba contra su pecho, daba la impresión que se trataba de un niño.

Pude detallarlo por un segundo,  mis ojos se dirigieron directamente a su cabello ya que era sumamente claro y fue lo primero que llamo mi atención.

Posteriormente baje un poco la mirada hacia su cara y me percate que era sumamente delgada.

Poco a poco comencé a acercármele inconscientemente, con la intención de poderlo ver mucho mejor y detallarlo más a fondo.

A medida que me acercaba a él, el miedo que tenía fue desapareciendo, dejando en su lugar una gran sensación de curiosidad y de saber más sobre esta pequeña cosa.

A pesar de mi concentración por esta cosita, en el fondo podía escuchar un largo discurso, el cual era realizado por su jefe, pude escuchar que agradecía a cada uno de los ingenieros que habían participado en la creación de este personaje.

En medio del discurso Breton interrumpió para preguntar de donde habían conseguido un nombre tan tonto, a pesar de no ser la mejor pregunta que pudo realizar, el jefe la contestó sin ningún problema.

El nombre fue una elección de cada una de las personas que habían participado en la creación de este personaje, por lo cual, no había una respuesta concreta para dicha pregunta, simplemente fue un invento más.

El discurso terminó posterior a esa pregunta, posiblemente para que no realizarán más, el jefe indicó que nos habían reunido a todos para que hiciéramos caminar a este pequeño.

A las doce y cincuenta le pudimos dar un gran saludo al que se convertiría en nuestro nuevo compañero Uma Letal Karuna Butler, él nos miraba con sus grandes ojos que habían sido dibujados.

En medio del silencio Wilkinson dijo que por que no habíamos hecho los ojos más reales, al fin y al cabo, habíamos dedicado una gran cantidad de tiempo para su creación.

De inmediato el jefe hizo que Wilkinson hiciera silencio, aunque uno de los ingenieros contestó al mismo tiempo, que en Uma Letal Karuna habían creado al asesi… ideal.

Para sorpresa de todos los presentes, Karuna se levantó de la pequeña silla en la cual estaba sentado y dijo que él había sido diseñado para poder acabar con el caos y todo lo malo que podía encontrase en este mundo.

Casi ninguna de las personas que se encontraban en la sala lo escuchó con seriedad, ya que de inmediato se empezaron a oír risas y burlas provenientes de estos individuos.

A pesar de esto, Karuna continúo hablando, sin dar importancia a las múltiples burlas que lo interrumpían y a pesar de que posiblemente nadie podía escucharlo porque se encontraban hablando entre sí.

Un comportamiento que no es para nada digno, mucho menos para ingenieros y creadores, los cuales deben ser los primeros en apoyar cada una de las nuevas creaciones.

Además de esto, habíamos sido invitados para conocer un poco más sobre esta pequeña cosita, por lo cual, debíamos prestar la atención necesaria y comportarnos de la mejor manera posible.

Ignorando lo sucedido pude escuchar a Karuna, el cual decía que no se encontraba por debajo del mal ni por arriba del bien, él solamente quería hacer el trabajo al cual había sido programado desde un principio.

Luego de una pequeña pausa continuó,  ¿acaso yo soy un caos? Porque estoy programado para eliminar eso.